miércoles, 25 de enero de 2012

¿Ansiedad ante los examenes?


Has participado en clase, has hecho todos los deberes, has hincado los codos a la hora de estudiar y crees que dominas bastante la materia. Pero llega el día el examen. De repente, te quedas completamente en blanco, bloqueado, como si estuvieras congelado, o te pones tan nervioso que eres incapaz de responder a esas preguntas que te sabías la noche anterior.

Si todo eso te parece familiar, es bastante probable que padezcas ansiedad ante los exámenes -esos nervios extremos que algunas personas experimentan cuando hacen un examen.
Es bastante normal estar un poco nervioso y estresado antes de un examen. Es algo que le ocurre a todo el mundo. Y cierta dosis de ansiedad anticipatoria, de hecho, te puede ayudar a ponerte manos a la obra y a mantener un rendimiento alto mientras haces el examen. Pero en algunas personas esa ansiedad es sumamente intensa. Se ponen tan nerviosas antes de hacer el examen que su nerviosismo interfiere en su concentración y su rendimiento.


¿Qué es la ansiedad ante los exámenes?
 
La ansiedad ante los exámenes consiste en una serie de reacciones emocionales negativas que algunos alumnos sienten ante los exámenes. El miedo a los exámenes no es un miedo irracional, no en vano la actuación en ellos determina gran parte del futuro académico de la persona. Pero como ocurre la mayoría de las veces con la ansiedad, es cuando se da a niveles muy elevados cuando puede interferir seriamente en la vida de la persona. Esta ansiedad puede ser “anticipatoria” si el sentimiento de malestar se produce a la hora de estudiar o al pensar en qué pasará en el examen, o “situacional” si ésta acontece durante el propio examen.

La ansiedad ante los exámenes es un tipo de ansiedad de ejecución -lo que puede experimentar una persona en una situación donde importa mucho el rendimiento o la correcta ejecución de una tarea o existe una gran presión por hacer las cosas bien. Por ejemplo, una persona puede experimentar ansiedad de ejecución cuando va a salir al escenario en una obra de teatro, cantar un solo en un escenario, prepararse para tirar a la canasta, subirse a la plataforma de inmersión en una reunión de submarinistas o hacer una entrevista importante.




¿Por qué se produce la ansiedad ante los exámenes?

En la mayoría de las ocasiones existe un agente real o percibido que activa la ansiedad. Este puede ser sencillamente una experiencia anterior de bloqueo en un examen, o de haber sido incapaz de recordar respuestas sabidas. Si la preparación para el examen ha sido la correcta, la ansiedad puede estar debida a pensamientos negativos o preocupaciones. Puede que estés pensando en exámenes anteriores, en cómo otros compañeros están haciendo el examen o en las consecuencias negativas que prevés de hacer un mal examen. También es posible que sea debido a una falta de preparación para el examen, ¡lo cual no deja de ser una buena razón para estar preocupado! En estos casos errores en la distribución del tiempo, malos hábitos de estudio o un “atracón” de estudio la noche anterior pueden incrementar considerablemente la ansiedad.



¿Cómo afecta la ansiedad ante los exámenes?

Todo tipo de ansiedad es una reacción ante la anticipación de algo estresante. Al igual que cualquier otra reacción de ansiedad, la ansiedad ante los exámenes afecta tanto al cuerpo como a la mente. Cuando una persona está bajo estrés, su cuerpo libera una hormona denominada adrenalina, que la prepara para reaccionar ante el peligro (lo que a veces se denomina reacción de "lucha o huída "). Esto es lo que provoca los síntomas corporales, como el sudor y la aceleración del ritmo cardíaco y de la respiración. Estas sensaciones pueden ser leves o intensas.

Los efectos de la ansiedad se dan a nivel fisiológico, psicológico y emocional. Las reacciones a nivel fisiológico pueden incluir taquicardia, tensión muscular, náuseas, sequedad de la boca o sudoración. A nivel psicológico se puede experimentar una imposibilidad de actuar, tomar decisiones, expresarse uno mismo o manejar situaciones cotidianas. Como consecuencia, se puede tener dificultad a la hora de leer y entender preguntas, organizar pensamientos o recordar palabras o conceptos. También es posible experimentar un bloqueo mental (o “quedarse en blanco”), lo que se manifiesta en la imposibilidad de recordar las respuestas pese a que éstas se conozcan. Por último, las reacciones emocionales pueden llevar a sentirseaprehensivo, inquieto, enfadado o desvalido.






¿Qué puedes hacer para reducir la ansiedad?

Las siguientes estrategias te pueden servir de orientación para afrontar la ansiedad ante los exámenes. Su utilidad se puede incrementar dependiendo del compromiso de cambio que adoptes. 

Puntos esenciales para manejar la ansiedad:

· Procura exponerte ante las situaciones que te produzcan ansiedad. Este paso es necesario para abordar la
ansiedad en general, y con ello ir acrecentando día a día tus habilidades para manejarla. No evites asistir a un examen por el miedo a quedarte en blanco, el desarrollo de habilidades para afrontar la ansiedad es un proceso gradual, que irás afianzando en los sucesivos exámenes.

· Intenta reconocer las emociones que acompañan la respuesta de ansiedad en las situaciones críticas. El
objetivo es el de detectar con la mayor premura posible la aparición de la ansiedad, y poner así en marcha estrategias para impedir que ésta aflore, como la respiración abdominal. Esta consiste en respirar fuerte y pausadamente llenando totalmente los pulmones desde el abdomen, algo que no solemos hacer en la respiración normal.
 
Mientras estudias:

· Asigna el tiempo necesario de estudio para hacer todas las cosas que necesites antes del examen (revisar material de estudio, hacer esquemas, repasar los temas...).

· Aumenta la confianza en ti mismo revisando frecuentemente el material.

· Establece metas de estudio y afróntalas de una en una para no saturarte.

· Si te sientes nervioso, trata de relajarte con alguna de las siguientes técnicas:

1. Respiración abdominal como se indicó anteriormente en las pautas esenciales.

2. Tensa y relaja diferentes grupos musculares. Por ejemplo, tensa los hombros durante pocos segundos y a
continuación déjalos caer. Siente la sensación de relax que esto produce y aprende a identificar estados de tensión de los músculos para relajarlos inmediatamente.

3. Piensa positivamente sobre ti. Tómate ratos para pensar en: respuestas racionales a pensamientos negativos (p.e. en vez de decir “Voy a suspender” di “Tengo la habilidad para aprobar, sólo necesito trabajar más”), pensamientos que te ayudan a manejar el estrés (p.e. “Un poco de activación me puede
ayudar. Así lo haré lo mejor que pueda”) y pensamientos que te ayuden a mantenerte concentrado (p.e. “Puedo responder a la pregunta si elaboro la respuesta en pequeños subapartados”).

· Para profundizar más en estas estrategias te puede interesar consultar los materiales sobre Técnicas de estudio y Organización del tiempo del GPP.

Antes del examen:

· Llega suficientemente pronto como para sentarte en un sitio en el que te encuentres a gusto.

· Evita encontrarte con gente que pienses que pueda hacerte dudar sobre tu preparación.

· Cuando recibas el examen, lee las instrucciones un par de veces y organiza tu tiempo de forma eficiente.

· No te apresures si ves que tus compañeros acaban antes, trabaja tranquilamente a tu ritmo.
 
Durante el examen:

· Algunas de las técnicas de relajación que puedes usar durante la fase de estudio también te pueden servir durante el examen, como la respiración profunda o la tensión-distensión de los músculos. Tómate un par de minutos de descanso si crees necesario practicarlas.

· Empieza con las preguntas más sencillas, lo que te reforzará y hará que afrontes con mayor seguridad las
preguntas más difíciles.

· Pregunta al profesor aquellas dudas que te surjan durante el examen.

· Piensa en cosas positivas que te ayuden a mantener la concentración durante el examen, como “Esto es sólo un examen”, “Estoy familiarizado con el material”...

· Piensa en que tras el examen te podrás dar algún capricho.


10 consejos para mantener la ansiedad a raya

  • Prepara bien el examen, incrementará tu sensación de seguridad.
  • Piensa en positivo: sustituye los pensamientos negativos (“suspenderé”, “no me lo sé”, “soy incapaz”) por otros más realistas y operativos (“he estudiado y me lo sé”, “esto no podrá conmigo”, “lo haré lo mejor que pueda”).
  • Acepta los errores: aprende a relativizar los errores. Todo el mundo puede y tiene derecho a equivocarse.
  • Relájate: practica alguna técnica de relajación y/o respiración que te ayuden a estar tranquilo/a.
  • Tu salud es importante: respeta los horarios de sueño, come bien y, si puedes, haz ejercicio.
  • Utiliza la ansiedad a tu favor: una activación moderada aumentará la motivación para estudiar, y potenciará tu rendimiento.
  • Controla el entorno: llega con un margen de tiempo al examen (ni muy temprano ni muy pronto) y rehúsa conversaciones que puedan menguar la seguridad en tus conocimientos.
  • Nada de escaqueos: la mejor manera de superar la ansiedad es afrontándola. Escaquearse del examen puede ser contraproducente y no hará más que incrementar tu ansiedad en futuras ocasiones.
  • Recompénsate: has trabajado duro y te lo has ganado. Date un premio.
  • Pide ayuda: si no consigues controlar la ansiedad, coméntalo con la gente que tienes cerca. Padres, hermanos, profesores o psicólogos están allí para ayudarte.






martes, 24 de enero de 2012

Por la educación










 



















































La presencia de las nuevas tecnologías de la información y la comunicación en la sociedad y en el sistema educativo es un dato innegable en los últimos años. Su impacto ha provocado una fuerte revolución en la economía, la política, la sociedad y la cultura, que transforma las formas de producir riqueza, de interactuar socialmente, de definir las identidades y de producir y hacer circular el conocimiento.
                
En la actualidad los sistemas educativos de todo el mundo se enfrentan al desafío de utilizar las tecnologías de la información y la comunicación para proveer a sus alumnos/as con las herramientas y conocimientos necesarios que se requieren en el siglo XXI. En 1998, el Informe Mundial sobre la Educación de la UNESCO, Los docentes y la enseñanza en un mundo en mutación, describió el impacto de las TIC en los métodos convencionales de enseñanza y de aprendizaje, augurando también la transformación del proceso de enseñanza-aprendizaje y la forma en que docentes y alumnos/as acceden al conocimiento y la información.
 
La presencia de tecnologías informáticas, audiovisuales o electrónicas en la organización del centro educativo se hacen imprescindible.


Una preocupación ante esta nueva situación sería la que hace referencia a la inclusión digital, y tiene que ver con reducir la brecha entre sectores sociales y entre generaciones en el acceso y el uso que se hace de las nuevas tecnologías.
Algunos autores opinan que el avance de las TICs ha sido tan rápido que aún queda mucho para conseguir un soporte tecnológico optimo en los centro educativos, añadiendo el problema de que los docentes no disponen de la formación necesaria para integrarse en este nuevo modelo de enseñanza aprendizaje, creando en ocasiones una incredibilidad del equipo docente, en este nuevo modelo. En mi opinión ha surgido es un gran cambio en los procesos de enseñanza aprendizaje y que debe dotarse de los medios necesarios para que los equipos docentes de los centros educativos asimilen y desarrollen su formación continua entorno a esta nueva forma de enseñar y de aprender.




Para lograr el esperado progreso que nos facilitan las TICs, los roles del profesorado y de los estudiantes deben ser redefinidos. El profesorado tiene un rol de coordinador, asesor, conductor o facilitador de la continuidad de los aprendizajes al ser quien conoce el proceso de adquisición de los mismos y diseñador de situaciones donde el alumno/a tiende a ser más activo atendiendo a los objetivos propuestos, reflexiona sobre lo que aprende, descubre sus dificultades de razonamiento, toma decisiones y en conjunto está preparado para su autoformación.

De igual manera tienen una serie de ventajas para el alumnado evidentes como: la posibilidad de interacción que ofrecen, por lo que se pasa de una actitud pasiva por parte del alumnado a una actividad constante, a una búsqueda y replanteamiento continuo de contenidos y procedimientos, también aumentan la implicación del alumnado en sus tareas y desarrollan su iniciativa, ya que se ven obligados constantemente a tomar "pequeñas" decisiones, a filtrar información, a escoger y seleccionar.Por otro lado tenemos que tener en cuenta el uso de las TICs, ya que puede fortalecer precisamente todo lo contrario. Para su buen uso creo necesario preparar al sujeto no solo para interpretar determinados recursos de las TICs como por ejemplo la imagen, sino también comprenderlos y analizarlos.


  

Es importante destacar que el uso de las TIC favorecen el trabajo colaborativo con los iguales, el trabajo en grupo, no solamente por el hecho de tener que compartir ordenador con un compañero o compañera, sino por la necesidad de contar con los demás en la consecución exitosa de las tareas encomendadas por el profesorado. La experiencia demuestra día a día que los medios informáticos de que se dispone en las aulas favorecen actitudes como ayudar a los compañeros, intercambiar información relevante encontrada en Internet, resolver problemas a los que los tienen. Estimula a los componentes de los grupos a intercambiar ideas, a discutir y decidir en común, a razonar el por qué de tal opinión. (Palomo, Ruiz y Sánchez en 2006)


El modelo pedagógico con las nuevas tecnologías es un intento para solucionar los problemas del aprendizaje, incluir una nueva herramienta en este proceso, mejorar el ambiente de aprendizaje, cambiar el paradigma de la educación en el aula de cuatro muros, alejada del contexto social en el cual se circunscribe la escuela, favoreciendo un aprendizaje lúdico, autónomo, motivador, impactante, colaborativo, participativo, presentando muchas opciones virtuales agradables, atractivas y novedosas. El proyecto abre las puertas del saber, planteando alternativas de solución a todos y cada uno de las inquietudes, nacen nuevos conceptos y maneras de llegar al aprendizaje en un lenguaje de comunicaciones, y por ende un medio donde nosotros como educadores/as podemos cumplir los objetivos pedagógicos. Con esta técnica, el docente participa en el diseño de los mismos, a fin de lograr que los objetivos queden incorporados en esta ayuda, ya que es claro el aporte en el proceso enseñanza-aprendizaje.

Pero también debemos inculcar que las nuevas tecnologías y la nueva forma de comunicación, no deben sustituir las tradicionales. Que debemos relacionarnos no solo a través de los medios como redes sociales, sino que debemos relacionarnos en todos los ámbitos de nuestra vida, poniendo en práctica el dialogo, la empatía, la cooperación, etc.





La muñeca

.
.
La muñeca
.
.
Tu mirada se impone en mis opacos ojos,
es la sonrisa distante,
la que hace bailar el tenue gesto en el rostro,
las palabras se deshilan en el eco de tu voz
y la angustia ha anidado en el pecho desvaído.
.
Los férreos brazos me anudan a tu regazo,
tejen arrullos en las quimeras palabras,
mueves los hilos a tu antojo
elevas este cuerpo, que sólo es tuyo
hasta que cansado me olvidas en un rincón.
.
A veces vuelves y me abrazas
y el mundo gira en el entramado de tus abrazos,
a veces me tiras
y quedo frágil, pequeña y perdida
con la tela raída y el corazón descosido.
.
Llueve en mi rincón
difuminando las tonalidades del amor
el impermeable con el que me vestiste, no funciona
y el hastiado oxido se desparrama
expedito, imparable, indolente...
.
En el rincón yermo, húmedo, desdeñado,
me acurruco pusilánime
suspirando en la ausencia melancólica
temerosa y azorada
por si mañana me abrazas o tal vez olvidas
.
Una noche más, como todas,
el laberinto inexpugnable propicia
que la calígine y el vacio se precipiten
devorando las ilusiones,
me enredo en los hilos que me has regalado.
.
.
Pequeña gatita
5/11/2011